De Ciutadans a Ciudadanos. La otra cara del neoliberalismo

portada_ciudadanosNacido a rebufo del patriotismo constitucional aznarista, y con el objetivo de eliminar la limitada autonomía de la que disponía el PSOE frente al PP en todos los temas importantes, el partido surge para defender la Transición y la Constitución española, y para exigir acuerdos entre PP y PSOE que orillen a los nacionalistas y a las izquierdas a la izquierda del PSOE.

Paralelamente al hundimiento de UpyD, Ciudadanos ha sido capaz de reinventarse como un partido liberal europeo, buscando y encontrando alianzas en los poderes económicos –incluido el IBEX– y saltando la barrera de los medios –Intereconomía, Libertad Digital, etc.– en los que había estado confinado hasta su entrada en el Parlamento Europeo en 2014.

Fragmentos del libro ‘De Ciutadans a Ciudadanos': 

NO  SE  HABLA  DEL  CLUB  DE  LA  LUCHA  

4 de febrero de 2013. El Financial Times ha dedicado un duro editorial a España, un país en el que, literalmente, «prácticamente todas las instituciones, desde la monarquía hasta la justicia, muestran síntomas de putrefacción». En España es noticia destacada que Las Vegas Sands elige Alcorcón para la construcción del proyecto Eurovegas, invertirá 6.000 millones de euros y creará 85.000 puestos de trabajo hasta 2016. Nada que ver, circulen.

Esa misma mañana, el hotel Wellington de Madrid acoge la primera reunión de la Fundación España Constitucional. A la salida, Eduardo Zaplana y José Bono, sus impulsores, se muestran satisfechos con la marcha de la iniciativa, que ha conseguido integrar a exministros de varias sensibilidades –PP, PSOE, UCD y hasta un franquista puro firmante de sentencias de muerte, Fernando Suárez–. También suscita consenso entre la patronal, reuniendo a directivos de Telefónica, Iberdrola, Gas Natural, Endesa, Prisa, Aldeasa, Everis o Deutsche Bank, entre otras, en la defensa de los valores constitucionales y de la Corona. Les mueve una honda preocupación, pues tras la multitudinaria manifestación del 11-­‐S de 2012 en Barcelona y las nuevas elecciones catalanas, Artur Mas y su nuevo gobierno han prometido organizar lo que por entonces parece que va a ser un referéndum sobre la independencia de Catalunya.

28 de mayo de 2013. El Club Siglo XXI, uno de los espacios emblemáticos de la derecha madrileña con veleidades ilustradas, donde Manuel Fraga presentó a Santiago Carrillo en 1977 y también han impartido múltiples conferencias magistrales genios de la economía y la gestión, como Rodrigo Rato o Manuel Pizarro, acoge una comida-­‐coloquio con Albert Rivera como protagonista. Escoltado por Eduardo Zaplana y José Bono, a sus respectivas derecha e izquierda –al menos en la mesa–, es presentado como paladín de la lucha contra el tsunami del independentismo catalán en un terreno difícil: seis meses antes ha triplicado su representación, de 3 a 9 diputados, aupado por la polarización. En la conferencia, Rivera pide a los expresidentes y exministros más implicación, que «hablen más de España y menos de sus partidos», porque falta «autoridad moral»; también pide a la sociedad civil que «se moje en política», especialmente a los empresarios. Durante la conferencia, y a preguntas explícitas de los asistentes, elude responder directamente si va a dar el salto a la política a escala estatal.

17 de octubre de 2013. Albert Rivera anuncia en Madrid la creación de la Plataforma Movimiento Ciudadano para dar el salto a la política estatal, según el modelo ensayado ocho años atrás con la plataforma Ciutadans de Catalunya, que culminaría con la fundación de Ciutadans como partido político. Promete «enterrar las dos Españas bajo siete llaves». Le flanquean Juan Carlos Girauta, que será su número 2 en las elecciones europeas, y Antoni Asunción, quien fuera ministro de Interior con Felipe González, dimitiera tras la fuga de Roldán y acabara de candidato accidental por el PSPV a la Generalitat Valenciana en 1999, expedientado y expulsado del partido tras denunciar fraude en las primarias de 2011, a las que se presentó para volver a ser candidato.

Finalmente no se incorporará al partido, tras las sospechas y posterior imputación por el caso de la venta de la piscifactoría que compartía con Társilo Piles (presidente de la Fundación del Valencia CF, avalada por la Generalitat) al Banco de Valencia –público, propiedad de Bancaja y luego vendido a CaixaBank por 1 euro tras inyectarle 1.000 millones de euros de dinero público a fondo perdido–, por lo que se les acusa de administración fraudulenta y apropiación indebida. Pero de momento el manifiesto es un éxito, y Rivera, Asunción y Girauta van de gira por España con gran éxito de público, aunque con una cobertura mediática discreta.

*****

«BLACK PANTHER» ZAPLANA

Zaplana, apodado irónicamente «Black Panther» por su bronceado, fue presidente de la Generalitat Valenciana hasta 2002 y conserva una numerosa facción en el País Valenciano. Aunque derrotado por el campismo en una larga guerra interna de ocho años, que culmina cuando cae su último bastión –la Diputación de Alicante–, sobrevive en las entrañas del partido y en algunos partidos independientes de distinto pelaje, principalmente en las comarcas de Alicante. También se le llama sarcásticamente el brazo incorrupto, en sarcástica referencia al brazo incorrupto de san Vicente Mártir, también conocido como la moixama (mojama), una de las reliquias-estrella de la catedral de Valencia, junto al supuesto Santo Grial local; el hecho es que Zaplana ha salido incólume de los múltiples casos de corrupción que han impactado de lleno contra muchos de sus antiguos colaboradores. A pesar de las múltiples acusaciones y de su aparición recurrente en las escuchas de los distintos macrosumarios de corrupción –desde su temprana implicación en el caso Naseiro, salvado por la anulación de las escuchas, hasta su implicación en la trama Púnica, vía reuniones con el conseguidor Alejandro de Pedro, pasando por las acusaciones de cobro de comisiones en Terra Mítica–, Zaplana siempre sale limpio. Ni tan siquiera se le abren diligencias. Sorprende la oportunidad en su abandono de la política y honrosa puerta giratoria hacia Telefónica en la primavera de 2008, con la aquiescencia –si no colaboración directa– de Javier de Paz, amigo personal de Rodríguez Zapatero, que sugería el visto bueno de Moncloa a la operación, pocos meses antes de la aparición de las primeras informaciones sobre el caso Gürtel en tierras valencianas.

Además de facilitar el acceso de Rivera al Club Siglo XXI, donde volverá con su candidato Javier Nart en mayo de 2014, en vísperas de las elecciones europeas, Zaplana media en esa primera mitad de 2014 para propiciar el salto a la nueva formación de sus afines en el PP valenciano, según reconocen en Ciudadanos. Lo hace Fernando Mut, exresponsable del PP en Gandía, luego candidato del partido independiente Plataforma por Gandía, que sería coordinador territorial poco después hasta su dimisión por el caso Innova; se aproxima Gema Amor, ex consellera y concejala en Benidorm por el CDL, cuya sección local benidormina finalmente no se integra en Ciudadanos; entra Jorge Sedano, exalcalde de Alcoi, que finalmente se presenta a la alcaldía por Ciudadanos en 2015, y Emigdio Tormo, exconcejal en Elche apartado de la portavocía local por el aparato del partido, ahora coordinador de Ciudadanos en la provincia de Alicante –y negociador del pacto en la Diputación–; también lo intentan la expresidenta del PP de Orihuela y concejala, Pepa Ferrando, imputada en la pieza del stand de Fitur del caso Gürtel, y sus afines, que finalmente no son admitidos en Ciudadanos.

*****

Autores

 Josep Campabadal

(Barcelona, 1977) Ha participado en los libros colectivos CT o Cultura de la Transición y Democracia Económica: hacia una alternativa al capitalismo. Es miembro del Club Pobrelberg y de la asociación Democracia económica, y colaborador de lapaginadefinitiva.com y nuevos medios como ctxt.es. Dedica su actividad profesional al comercio exterior.

Francesc Miralles

(Xàbia, 1988) Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universitat de València. Procedente del mundo del activismo social en materia educativa y de defensa del territorio, se dedica profesionalmente a la consultoría en comunicación orientada al sector turístico y las administraciones públicas. Aunque colabora esporádicamente en medios como 99.9 Radio, ElDiario.es, ValenciaPlaza o Levante TV, donde se divierte y siente en casa es en el portal colectivo de análisis LaPáginaDefinitiva y su blog de actualidad valenciana La Paella Rusa.

De Ciutadans a Ciudadanos. La otra cara del neoliberalismo – Pep Campabadal, Francesc Miralles

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>