No cierres los ojos Akal

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, suele destacar más allá de su comunidad autónoma por sus declaraciones y comentarios sobre temas de ámbito nacional. Es sin duda la líder regional con más proyección estatal, normalmente por iniciativa propia, pero algunas otras sin que lo desee.

Es lo que ha sucedido en estos días, cuando hemos conocido que la Fiscalía de Madrid ha denunciado a su pareja por dos presuntos delitos de defraudación tributaria y otro de falsedad en documento mercantil. Se trata del empresario Alberto González Amador y se le atribuyen indicios de un fraude de 350.951 euros en relación con el impuesto de sociedades de 2020 y 2021 a través de un entramado de facturaciones falsas y sociedades interpuestas.

La conducta defraudatoria consistiría, según la Fiscalía, en reflejar en la declaración del Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2020 y 2021 de la entidad Maxwell Cremona «unos gastos ficticios basados en facturas emitidas por diversas sociedades (…) que no se corresponden con servicios realmente prestados y todo ello con la finalidad de ingresar en el erario público menor cantidad de la que le correspondía abonar por el Impuesto de Sociedades».

Hace apenas dos semanas, la política de Ayuso fue también noticia nacional porque se conocieron las 198 actas policiales que destaparon el drama de las residencias de ancianos de Madrid en la pandemia donde murieron 7.291 personas a las que no se les permitió ser trasladadas a los hospitales.

El reciente escándalo de la pareja de Ayuso es otro de los que señalan enriquecimientos durante la pandemia, porque una de las facturas es de 1.009.527,02 euros a la compañía FCS Select Products S. L., una organización con sede en Barcelona y contactos en China que empezó a importar mascarillas en lo peor de la pandemia pese a dedicarse al sector de las bebidas energéticas.

Porque me da la gana

Las finanzas oscuras rodean a la familia de Ayuso. En el libro “Porque me da la gana. Ayuso, la nueva lideresa”, la periodista Alicia Gutiérrez detallaba el escándalo que rodeó a su hermano y su contrato para la adquisición de mascarillas durante la pandemia. Una denuncia que le constó el cargo al secretario general del Partido Popular, Pablo Casado.

Son varias las cuentas de Isabel Díaz Ayuso con su hermano, otra de ellas que nos explica Gutiérrez es la de no pagar el IBI durante cinco años de una nave industrial que poseen los dos en Madrid.

También en ese libro, Alicia Gutiérrez relata con todo lujo de detalles la carambola de Ayuso para lograr la propiedad de su vivienda, de 90 metros, en la mejor zona de Madrid, en el barrio de Chamberí. De nuevo la famiglia. La heredó de sus padres, que la tenían embargada por una deuda con una empresa en la que participa la Comunidad de Madrid. Al donársela a su hija, el embargo no se pudo ejecutar. Ayuso se quedó con una esplendida vivienda y la Comunidad de Madrid, sin cobrar la deuda.

Pero allí no es donde vive la presidenta con su novio, aunque sí en el mismo barrio pero el doble de espacioso, 183 metros y valorado en más de un millón de euros, propiedad de Alberto, que lo compró en julio de 2022. Qué casualidad, justo después de los negocios con los que, según la fiscalía, defraudó a Hacienda.

porque me da la gana Todo eso, y mucho más, sobre el estilo de gobierno, sus finanzas y la de su famiglia lo podrán encontrar en el libro de Alicia Gutiérrez “Porque me da la gana. Ayuso, la nueva lideresa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *