La privatización perjudica seriamente la salud

1591836

«La sanidad pública española ha perdido casi 10.000 millones de euros durante la crisis. El presupuesto que las administaciones públicas destinaron a sostener la (inmensa) actividad de hospitales y centros de salud cayó un 16,3% durante el periodo de mayores recortes», o lo que es lo mismo: entre 2009 y 2013. Con estos contundentes datos abría hace unos días ‘El País’ su sección de Sanidad, al calor del reciente informe del Ministerio de Hacienda.

portadaUn documento, que cifra el gasto sanitario de las administraciones públicas (en 2013) como el más bajo hasta el momento registrado. Los problemas de las listas de espera, o la atención primaria, son sólo algunos de los indicadores más claros de este retroceso que cada vez deja indiferente a muchos menos ciudadanos. Después de Tu salud, nuestro negocio, una documentada denuncia acerca de la estafa de la privatización sanitaria española, y de Qué hacemos por la sanidad pública, alegato en favor de un modelo de sanidad pública universal, llega un libro, que no se limita a denunciar, sino a dar a los lectores herramientas para que asuman una posición más activa. La Sanidad no se vende. Manual para la defensa de la Sanidad Pública es por tanto una obra de carácter más ‘práctico’. Sus dos autores, Hixinio Beiras, cardiólogo, y miembro de la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Publica y Marciano Sánchez, portavoz de la Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública, tratan de instruir a «quienes se sientan por un motivo u otro llamados a dejar de ver, cómo la riada lo arrastra todo y decidan arrojarse a la corriente para combatir la privatización sanitaria».

En este momento en que el deterioro de la Sanidad Pública ha llegado con tanta fuerza a la opinión pública, este «libro-herramienta», que escapa del enrevesado argot profesional, nos acerca, a través de una entretenida lectura, a una cultura de esfuerzo y lucha, que necesita algo más que coraje, o voluntad, para poner en pie un activismo más que justificado.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *