Auguste Blanqui. El arte de la insurrección

louis-auguste-blanqui

Auguste Blanqui ocupa un lugar único entre los revolucionarios profesionales europeos del siglo XIX.  Su nombre ha sido durante mucho tiempo, sinónimo de negras conspiraciones, de barricadas, de batallas callejeras. Fue un arquitecto experimen­tado de sociedades secretas. Tuvo dotes poco comunes para tramar la caída de un gobierno y la toma del poder. Por eso se ha ganado la reputación de consumado estratega en el arte de la insurrección.

El infierno no habría podido causarle los tormentos que debió soportar. Pasó más de treinta y tres años, de los setenta y seis de su vida, en cerca de treinta cárceles. Crió moho du­rante meses enteros en oscuras mazmorras. La medicina le declaró perdido, pero se levantó de su lecho de muerte, sin el menor quebranto en su resolución de derribar los pilares de la sociedad. Sobrevino a todos los gobiernos que habían ordenado encarcelarle. Sigue leyendo

Publicado en Historia | Deja un comentario

La Revolución haitiana. Toussaint L’Ouverture

toussaint-louverture-haiti

En 1804, Haití se convirtió en la primera república negra de la única revolución de esclavos llevada a cabo con éxito en el mundo. El líder indiscutible que trazó el rumbo de este acontecimiento histórico fue un esclavo cuyo nombre constituye hoy un símbolo intemporal de la libertad: Toussaint L’Ouverture. Los escritos que dejó, sus memorias y cartas, y la Constitución que redactó permiten comprender su legado político, teológico y económico.

El sueño de Toussaint era una moneda de dos caras: en una la libertad política, en la otra la libertad económica. A lo largo de los últimos 200 años, muy poco se ha dicho sobre la determinación de Toussaint de erradicar la pobreza, que estaba, y sigue estando, inextricablemente ligada a la esclavitud. Sigue leyendo

Publicado en Historia | Deja un comentario

Houria Bouteldja. Los blancos, los judíos y nosotros

houria-bouteldja

Houria Bouteldja

¿Por qué escribo este libro? Porque no soy inocente. Vivo en Francia, vivo en Occidente. Soy blanca; nada puede absolverme. Odio la buena conciencia blanca; la maldigo. Se ubica a la izquierda de la derecha, en el corazón de la socialdemocracia, es ahí en donde reina hace ya tiempo, florecida y resplandeciente. Hoy está añeja, gastada. Sus viejos demonios la atrapan y las máscaras caen. Pero aún respira. Gracias a Dios no ha logrado conquistar mi territorio. No procuro ninguna escapatoria. Ciertamente, el encuentro con el gran Sur me aterroriza, pero me rindo. No esquivo la mirada de los sin-papeles y no desvío la mía de los muertos de hambre que encallan en nuestras costas, vivos o muertos. Prefiero hablar sin tapujos: soy criminal. Pero de extrema sofisticación. No tengo sangre en mis manos, eso sería demasiado vulgar. Ningún sistema de justicia del mundo me llevará ante los tribunales. Yo delego mi crimen. Entre mi crimen y yo está la bomba. Soy quien detenta el fuego nuclear. Mi bomba amenaza al mundo de los metecos y protege mis intereses. Sigue leyendo

Publicado en Pensamiento | Deja un comentario

Qué no ver en Nápoles. Guía para viajeros ilustrados

napoles-carlos-iii-abandona

Con la partida a España de Carlos III (Carlos VII durante su reinado en Nápoles), la ciudad perdió a un monarca que supo valorar y difundir su asombroso legado arqueológico.

El Gran Tour era el viaje que realizaban los jóvenes aristócratas -principalmente británicos- por Europa como parte de su educación, que tuvo su auge desde mediados del siglo XVII hasta comienzos del siglo XIX. Esta guía se sitúa en la segunda mitad del siglo XVIII 

Qué no ver en Nápoles

No hace mucho, a un viajero inglés le pusieron el cañón de un trabuco entre los ojos cuando se le ocurrió protestar por el precio de una comida. La ciudad entera está envilecida. Y, habiendo como hay tanto vagabundo, los robos y la violencia son desgraciadamente frecuentes. Al no haber alumbrado público, ni siquiera llevar un criado con una linterna conjura los peligros de los rateros y los navajazos. Se puede pagar con la vida la temeridad. En una ciudad como esta, en la que comen pajaritos fritos, y llena de ignorantes que no han tenido niñez, es normal asistir a alguna ejecución. Como antes dijimos, lo que más falta haría es que alguien pudiera dar ocupación y esperanzas a este pueblo. Sigue leyendo

Publicado en Viajando al pasado | Deja un comentario

El libro negro del ejercito español que nadie quiso escribir

El texto de esta entrada es un fragmento del prólogo del libro “El libro negro del Ejército español” de Luis Gonzalo Segura.

Este libro no lo quiso escribir nadie o nadie se atrevió a dar el paso al frente que se necesitaba para escribirlo y, sin embargo, estuvo y estaba a la vista de todos. Cualquiera podría haberlo escrito y cualquiera lo habría escrito mejor que yo; el problema es que escribirlo suponía crearse enemigos y, muy probablemente, quedar muy perjudicado profesionalmente. Y eso son palabras mayores y también palabras muy reveladoras de lo que vivimos. Sigue leyendo

Publicado en Actualidad, Periodismo | Deja un comentario